Producciones AGN

A un mes de la desaparición de la tripulación del buque pesquero Rigel los familiares de los trabajadores marítimos exigieron que Prefectura no abandone la búsqueda.

8e650eed-c525-4466-a6e1-f63d9dc91e55

A un mes de la desaparición del buque pesquero Rigel, familiares de la tripulación desaparecida se movilizaron, este 9 de Julio,  por la inmediaciones del Puerto de Mar del Plata para exigir a Prefectura y al juez  que lleva la causa, Gustavo Lleral, que no se abandone la búsqueda de los trabajadores marítimos.

Durante el último fin de semana, la fuerza, informó que se encontró la balsa de salvamento en  cercanías del barco hundido. En consecuencia Prefectura dio aviso a las familias que el  Sistema Nacional de Búsqueda y Rescate (SAR) finalizó. Del mismo modo se anunció que no habrá más partes hasta nuevo aviso.

Bajo la consigna “ningún hundimiento más” los familiares de la tripulación del Rigel, acompañados por sus pares del Repunte, hundido hace un año, marcharon a la sede de Prefectura para reclamar por injusticia que representa abandonar la búsqueda a un mes de la tragedia.

En ese marco, Guillermina Godoy, madre del marinero Nahuel Navarrete, en declaraciones a medios locales, explicó: “Nos dijeron que el barco está escorado 10 grados a estribor y la balsa esta sostenida por un cabo. Nos mostraron cuatro fotos que había sacado el ROV ( Robot operativo a distancia) y nos dijeron que el SAR había finalizado”. 

“Ahora entra en feria judicial y queremos que sigan con la búsqueda.  Ya saben dónde está el barco, cómo está, es solo que bajen” reclamó la madre del tripulante desaparecido y agregó que “ sin orden judicial, no vuelven a la zona. Fue una forma de tirarle la pelota al Juez”. 

Godoy, inmersa en un profundo dolor, exigió:  “Basta de todo esto, de desaparecidos, de chicos que salen a trabajar y no los tenemos más. Basta de un puerto que es un cementerio de barcos. Estamos siguiendo los pasos del Repunte después de un año y hoy estamos en la misma situación. Son vidas, seres humanos, no son recursos”. 

Los hundimientos de los buques, Rigel, Repunte, junto al del submarino Ara San Juan, expusieron la desidia de un Estado que abandona a sus trabajadores, mientras especula, en términos económicos, para beneficiar al capital privado. Sobre ese argumento se ignoró la desaparición de los marineros y se les dio la espalda. Son los familiares que mantienen vigente la memoria y la dignidad de los trabajadores y durante la fecha Patria reclamaron a viva voz: “Ningún hundimiento más”.

2a5d2f29-9754-403e-8af0-158702cf9e15

 

fa55f9c8-1fe9-48a5-a971-fa3551b24dee

cb365e48-ce3f-4a2b-b805-e0869eb915a1

 

ed8035d2-2147-4c43-94fa-13a67bcf3bc5

Subir