CGT

La CGT busca recuperar el rumbo, por ahora se sostiene el Triunvirato

Sk2ALSe7M_930x525

*Por Redacción

Con la presencia de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo se reunió parte del Consejo directivo de la CGT en sede de la UOCRA, que conduce Gerardo Martínez. El encuentro sirvió para resolver, momentáneamente, las diferencias internas y sostener al Triunvirato. Según trascendió, luego de la reunión, la conducción estaría de acuerdo en convocar a un Confederal para los primeros meses del 2018.

El cónclave de mesa chica se extendió por más de tres horas y los cruces entre dirigentes fueron duros. Entre recriminaciones y reproches cruzados se alcanzó el consenso necesario para sostener una unidad que a todas luces se observa precaria y de coyuntura. Hubo cuestionamientos al paro del último 18 de diciembre por la forma y análisis del actual contexto socia-económico por el que atraviesa el país.

En ese marco Juan Carlos Schmid uno de los conductores de la CGT manifestó:  “¿Ustedes qué creen? Esto no es fácil. La conducción no puede convocarlos ante cada nueva situación. Somos nosotros quienes conducimos”. 

Aun con éste tono se buscó poner paños fríos a un situación interna que parece haber encontrado su punto de inflexión luego de las movilizaciones contra la reforma previsional. El año entrante se anticipa con un alto crecimiento de la protesta social, sobre todo si se tiene en cuenta el peso específico que contienen las paritarias. Desde el Gobierno no ceden en su avanzada de ajuste y pretenden negociaciones salariales muy por debajo de la pérdida de poder adquisitivo del salario.

En éste contexto no resulta fácil discernir cual será la estrategia futura de la CGT. Algunos dirigentes sindicales hablan de una ruptura de hecho y reclaman la profundización del plan de lucha. Otros, como los llamados Gordos e Independientes, intentan sostener un dialogo insostenible con el Gobierno. Por lo pronto se apuesta a una tensa calma.

La reunión contó con varias ausencias de peso, como la de Héctor Daer por ejemplo ausente con aviso. Tampoco se hicieron presentes los Gordos, aunque se encontraban representados por Andrés Rodríguez de UPCN. Quien sí dio el presente fue Roberto Fernández, Secretario General de la UTA, quien recibió varias recriminaciones por su actitud frente al último paro nacional. Se abrió un compás de espera en la CGT con un presente complejo y un futuro poco claro.

Subir