Producciones AGN

Expectativa por el fin de la intervención en el SOMU

438829

*Por Redacción

La intervención en el Sindicato Obreros Marítimo Unidos  llegará a su fin esté lunes luego de dos años. El juzgado Criminal Correccional y Federal N° 6 Secretaría 11, a cargo del juez Canicoba Corral, convocó a una audiencia especial este 5 de marzo para levantar definitivamente la intervención al sindicato. De dicha audiencia participarán los once secretarios nacionales.

El 22 de diciembre del 2017 se llevaron adelante las elecciones en el gremio. Los afiliados dieron, con su voto, la victoria a la Lista 18 Verde Federal que lideró Raúl Durdos junto a Daniel Mereles. No obstante, la justicia dilató la entrega del mando sindical a las nuevas autoridades en medio de escandalosas denuncias que involucran a distintos agentes de la intervención, entre ellos al Ministro de Trabajo Jorge Triaca.

El 18 de febrero del 2016, Canicoba Corral intervino el gremio marítimo en lo que fue la primer acción política del Gobierno contra las organizaciones sindicales, más allá de las denuncias que pesaban sobre la espalda del ex Secretario General, Omar “Caballo” Suárez, hoy detenido por diversas causas penales en su contra.

La gestión Cambiemos utilizó la estructura del sindicato para llevar adelante una profunda flexibilización laboral en el sector. Aproximadamente 4.500 trabajadores marítimos desocupados “quedaron sin cobertura médica, sumada a la pérdida de la vida institucional y sindical”, señalaron fuentes sindicales. El gobierno también usó al gremio para llevar adelante negocios de distintas índole, una instancia que perjudicó seriamente a los trabajadores y al sindicato, según las denuncias que pesan sobre Gladys Gonzalez y Jorge Triaca entre otros funcionarios.

Luego de dos años de lucha los trabajadores marítimos van a poder ser artífices de su propio destino en la reconstrucción de un sindicato histórico y de relevante importancia para el Movimiento Obrero. El gobierno utilizó al SOMU para atacar al sindicalismo con la clara intención de extorsionar y amedrentar a las organizaciones sindicales que no se disciplinen al mandato neoliberal. A pesar del tiempo transcurrido y los daños ocasionados, contra la estructura del gremio y sus afiliados, la derrota para la intervención del Ejecutivo es notoria. Sobre todo porque la nueva conducción es producto de la unión ante la adversidad.

“Se dio comienzo a un gremio de lucha sindical conducido por los trabajadores para los trabajadores”, tal como indicaron desde la nueva conducción del SOMU. El mensaje es claro para el Gobierno: Los trabajadores no van a rendirse ante los ataques sistemáticos a sus organizaciones.

 

Subir